dEsTeLlOs dE lUz

martes, 3 de abril de 2012

expectativa: Suposición centrada en el futuro



Los niños tienen una capacidad ejemplar para olvidar, creen en las promesas con una lealtad ciega y no se retractan cuando dicen “te quiero”.
Dejas de ser un niño cuando todo eso lo ves como un simple resquicio que quedó en ti de lo que un día por descontado existió.
Nosotros…
Basamos los días en expectativas que al no cumplirse equivalen a susurros por la espalda que terminan como una brutal puñalada. Cuando confiamos, esperados, creemos… anteponemos esas expectativas a cualquier otra cosa y nos volvemos vulnerables, predecibles, frágiles… hasta que nos cansamos, hasta que decimos basta.

Esos sentimientos son como una foto antigua que al ojear te hace hace revivir antiguas sensaciones y es entonces cuando descubres que tu felicidad está a medio camino entre aquello y esto; entre decir te quiero y luchar porque sea real día a día.


Lo complejo sólo se puede solucionar cuando se entiende, para ello debemos analizarlo paso a paso, puede que incluso pararnos a escribirlo en un papel, hacer un dibujo en la tierra mojada del jardín o siemplemente guardando un poco de esa esencia en un álbum.. de esos que después custodias en el ático de tu alma desafiando al tiempo, el fuego, el agua, la ira, pero sobre todo a las expectativas.
Porque hay días en los que según acarias el taclado aquello de lo que ibas a dejar constacia pierde consistencia y se convierte en algo que ya carece de valor para ti, mi alma lo moldea al minuto.

                                                                            (/&;/)

5 comentarios:

  1. Este texto es un viaje... supongo que si rascamos un poquito todos encontramos esa inocencia infantil, la emoción de vivir sin trampas ni cartones que nos engañen.

    Esta entrada es una paso más allá... potente.

    abrazos almendrados ;)

    ResponderEliminar
  2. Bueno, supongo que en el fondo todos tenemos algo de niños, ilusión y fantasia.A veces, las más lo guardamos porque nos da vergüenza mostrarlo.
    El problema es que nos ponemos espectativas demasiado altas, y nos cuesta mucho alcanzarlas, generando frustración por no poder conseguirlas.

    Tal vez si bajamos un poco el listón y andamos poco a poco, como los niños cuando quieren conseguir algo, como aprender a caminar o a leer, podríamos no frustrarnos tanto y conseguir más metas pequeñas... que a la suma, forman una completa.

    Preciosa reflexión.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que a veces las expectativas
    Nos hacen ser mejores o peores
    Depende ocmo lo asimilamos, es verdad que un día te levantas con unas metas y luego haces otras, creo que tenemos un arduo camino, de lo queremos hacer y el propósito de hacerlo
    Muy bueno, me ha gustado, venir aqui
    Gracias por tu visita... besos de brujilla

    ResponderEliminar
  4. La niñez es una etapa de inocencia, los niños son tan lindos que a todo dicen si pensando que toda la vida será un juego, ya conforme vamos creciendo es cuando nos damos cuenta de la triste realidad...... besitos ATHENEA ♥

    ResponderEliminar
  5. Que lastima que dejanos de ser niño, que hermoso sería el mundo gobernados por ellos, no saben de raza, ni credo ni idioma, ellos tienen el del amor para todo, un placer pasar hermosa, ando perdida pero paso a dejarte mi cariño y is besitos de luz

    ResponderEliminar

Al igual que la palabra se hace poesía, letra a letra se unen tu alma y la mia... Gracias por dejar tu huella en isla de luz (/&/)