dEsTeLlOs dE lUz

lunes, 5 de diciembre de 2016

Mira 
Yo no aparto la vista.
Calla,
que lo que se marcha 
es que no llegó a ver[lo] el alma.
Pero lo lleva[mos] en la espalda dibujado,
con tinta de ausencia y piel en consigna,
con tregua que van firmando los días.


18 comentarios:


  1. ¿Mirar y callar a tiempo?. Importante idea de complicidad.

    ResponderEliminar
  2. A veces es demasiado el peso que lleva la espalda y los días se hacen guerra que no encuentran esa tregua. El alma es sabia pero el cuerpo mira.
    Un abrazo, Athenea.

    ResponderEliminar
  3. Hay que saber leer en esas espaldas...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Such a beautiful post.
    Sweet dreams . . .
    xx

    ResponderEliminar
  5. Y la espalda pesa mucho ,pero miro,sigo mirando a pesar de todo,porque lo que no llegó a ver el alma,se quedó tatuado para siempre.
    Bonitas imágenes
    Besucos corazón


    ResponderEliminar
  6. Quedémonos con lo sentido
    con lo propio
    con lo que en ese camino se ha compartido
    con la mirada limpia y sin corazas
    quedémonos con lo que hemos vivido
    de verdad, sin medias tintas
    ni atajos,
    que hay caminos que cobran peaje
    y otros que te invitan a seguir volando
    libre, sin cargas, sin costes
    donde tanto queda por ver, por sentir
    por compartir Athe¡
    larga es la vida y a veces
    corta la mirada

    un abrazo desde esta orilla que admira tu isla

    ResponderEliminar
  7. Las miradas no pueden ver más allá de lo que el alma siente.

    Es bellísima esta entrada.

    Un beso enorme a tu Luz.

    ResponderEliminar
  8. En la brevedad del verso se encuentra el peso de un tiempo marchito... Mochila tintada que trasladamos entre los suspiros cada vez más distanciados.

    Siempre bellos tus versos, mi querida Athenea.

    Mil besitos y feliz lunes, bonita.

    ResponderEliminar
  9. Cada uno tiene que ser consciente del peso que puede cargar, y liberarlo cuando no pueda más. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hasta cuanto y hasta donde aguantará la espalda? Todo se acaba, el futuro es incierto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. a veces creo que mis días no pactan treguas, muerden los tobillos con furia para obligarme a moverme, a decidir...mis días no entienden de pactos

    ResponderEliminar
  12. Desde luego, los hay que llevan tatuada en su piel con tinta invisible la historia de su vida. Muy bonito, chica luminosa.

    ResponderEliminar
  13. Tatuajes en el cuero de una época pasada que en suspiros se agarra, y una mochila cargada que no consigue deshacerse por la coraza qué, aguanta.

    En su escueta creación, mucho contenido, hermoso querida.

    Un beso, siempre, AtHeNeA.

    ResponderEliminar
  14. Liberar la mochila de pesos nos crea alas. Es dejar volar tanto sea lo que hayamos amado o lo que ya no necesitemos mas. Hay cargas que son pesadisimas de llevar y solo logras caminar de rodillas. Hay que tener siempre la mirada limpia para ver y sentir mas alla del horizonte por venir. hermosas tus palabras Athenea. beso

    ResponderEliminar
  15. Yo había comentado aquí.
    Aunque quizás no lo has publicado aún.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Que inmenso...
    Ignoro, no sé...si todo lo que se marcha es porque no fue visto por el alma...pienso que quizá el alma prefirió dejarlo guardado en ese dibujo de la espalda hecho ausencia y olvido.
    Es hermosa la entrada. Mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Saber ver la vida, no es fácil… Saberse y sentirse desde esa mirada… Ésa que dibuja caminos en el alma, y echa raíces en nuestra espalda…

    Belleza y sensibilidad en tus versos… Esa luz, que se vive y se siente desde el alma… :-)

    Un placer siempre, mi querida Athenea…

    Bsoss y cariños gigantes ♥

    ResponderEliminar

Al igual que la palabra se hace poesía, letra a letra se unen tu alma y la mia... Gracias por dejar tu huella en isla de luz (/&/)