dEsTeLlOs dE lUz

martes, 3 de enero de 2012

Dos años de luces y sombras.




Un grupo de hadas se han reunido a media noche para decidir si en verdad los aniversarios deben ser celebrados o simplemente son un día más que aparece en un calendario y que para bien o para mal nos recuerda lo que hace 12 meses pasaba en un día como hoy, efemérides tanto positivas como negativas, en definitiva la huella de nuestro más o menos firme, más o menos acertado ... en este caso motivo de celebración y de dar gracias.
Gracias a los que viene y los que van, a los que pasan y se quedan, a los que han estado y ya no están,a Iván, a los que comentan, a Gra, a los que critican , a los que debería criticar más .. por ello decidieron celebrarlo contando historias a media noche, historias en las que como no podría ser de otra manera los protagonistas son los sentimientos ...
Una de ellas, la más inquieta comenzó contando como hace años la  locura le propuso a los demás sentimientos; jugar al escondite. Casi todos aceptaron aunque hubo excepciones como fue el caso del orgullo al cual le parecía un juego tonto; o el de la maldad, que se encontraba sumida en un profundo sueño esperando al nacimiento del hombre para corromperlo. La locura contó hasta 100 y comenzó a buscar. La 1º a la que descubrió fue a la estupidez, que no supo donde esconderse; la 2º fue la amistad, que ayudó a los demás sentimientos a ocultarse y por ello no le dio tiempo a hacerlo ella misma. La vanidad no fue demasiado difícil de encontrar, ya que se había quedado ensimismada con su reflejo en un riachuelo. Poco a poco, la locura los fue descubriendo a todos. Uno de los que más le costó encontrar fue la inteligencia, ya que consiguió hallar el mejor escondite. La locura comenzó a buscar al amor, que no lo había encontrado todavía y era el último sentimiento. Cuando la locura comenzaba a desesperar, pasó al lado de unos rosales, que de frente se movieron un poco y allí se encontraba el amor admirando las flores, pues estaba enamorado de todo lo bello. La locura se acercó en silencio a los rosales para sorprender al amor, que no se había enterado de su presencia. La locura asustó al amor y éste cayó, con la mala fortuna de que se le clavaron multitud de espinas en los ojos. Lágrimas de cristal y sangre brotaron de sus ojos y, desconsolado, preguntó a la locura porque le había hecho eso, puesto que  ya no podría volver a admirar jamás la belleza del mundo, su existencia ya no tenía sentido...la locura, apenada y sinceramente arrepentida, prometió que siempre iría de su mano y sería sus ojos, la luz que  guiaría sus pasos; y desde entonces el amor es ciego y siempre va acompañado de la locura, y así será para siempre... 



















3 comentarios:

  1. Que historia tan bonita... me quede atento como un niño leyendola, mágica entrega.

    Saludos almendrados ;)

    ResponderEliminar
  2. Ajá de ahí provenía la historia entonces :/ ahora ya se porque me siento así loca enamorada perdida ;) besos y que tengas un excelente 2012 para ti con todo el cariño Athenea muà ^.^

    ResponderEliminar

Al igual que la palabra se hace poesía, letra a letra se unen tu alma y la mia... Gracias por dejar tu huella en isla de luz (/&/)