dEsTeLlOs dE lUz

viernes, 15 de abril de 2016


[Manos que
se deslizan
sobre lluvia y piano
como Miguel Ángel 
busca su trazo
-y-
entretanto
nuestra mente
-siempre-
Jugando~ nosla]




Es una música sorda
que si cierro los ojos
me recuerda a...

Jana Grote
Quién rompió las costuras
y puso contra las cuerdas
a la propia cordura

Jana Grote
El camino de vuelta
del lugar que...
cambió mis creencias

Jana Grote
Mis dos mitades
vistas
desde otra parte

...


[Abro los ojos]
-silente-
sólo mi musa
-la luna-
y ella
-la lluvia-




19 comentarios:

  1. Como Miguel Ángel supo ver en una piedra de mármol abandonada o mejor dicho descartada por impura , la belleza y de la piedra supo sacar su vida : El David ; tu creas melodías de lluvia nítida , de esa lluvia que es vida que lava y sana
    Me has recordado esta canción , al ver los dibujos de acuarela de Jana Grote
    https://www.youtube.com/watch?v=U9qc8hWwI8c
    Como un instante que se disfruta mientras se vive y que el tiempo y la llovizna puede diluir pero jamás borrar
    un abrazo inmenso a tu alma de luz

    ResponderEliminar
  2. Y a mí me llevas de tu mano, ésa que siente y late la más pura esencia de la vida, ésa, sensible y exquisita, que ve y siente más allá…de todo y nada…

    Hermosa conjunción de letras e imágenes… Siempre inspiradores tus posts, y llenos, llenos de tanto…

    Un placer, Athenea… Bsoss y cariños, y feliz finde!! ♥

    ResponderEliminar
  3. Es genial como vas acompañando las palabras con la imágenes, muy bueno!
    besos

    ResponderEliminar
  4. Instantes que te hacen latir con intensidad y que te significan preciosos recuerdos. Gracias por compartirlos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Bonitas imágenes, por cierto las letras también ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Belleza en estado puro

    ResponderEliminar
  7. Belleza en estado puro

    ResponderEliminar

  8. La lluvia tiene un vago secreto de ternura,
    algo de soñolencia resignada y amable,
    una música humilde se despierta con ella
    que hace vibrar el alma dormida del paisaje.

    Es un besar azul que recibe la Tierra,
    el mito primitivo que vuelve a realizarse.
    El contacto ya frío de cielo y tierra viejos
    con una mansedumbre de atardecer constante.

    Es la aurora del fruto. La que nos trae las flores
    y nos unge de espíritu santo de los mares.
    La que derrama vida sobre las sementeras
    y en el alma tristeza de lo que no se sabe.

    La nostalgia terrible de una vida perdida,
    el fatal sentimiento de haber nacido tarde,
    o la ilusión inquieta de un mañana imposible
    con la inquietud cercana del color de la carne.

    El amor se despierta en el gris de su ritmo,
    nuestro cielo interior tiene un triunfo de sangre,
    pero nuestro optimismo se convierte en tristeza
    al contemplar las gotas muertas en los cristales.

    Y son las gotas: ojos de infinito que miran
    al infinito blanco que les sirvió de madre.

    Cada gota de lluvia tiembla en el cristal turbio
    y le dejan divinas heridas de diamante.
    Son poetas del agua que han visto y que meditan
    lo que la muchedumbre de los ríos no sabe.

    ¡Oh lluvia silenciosa, sin tormentas ni vientos,
    lluvia mansa y serena de esquila y luz suave,
    lluvia buena y pacifica que eres la verdadera,
    la que llorosa y triste sobre las cosas caes!

    ¡Oh lluvia franciscana que llevas a tus gotas
    almas de fuentes claras y humildes manantiales!
    Cuando sobre los campos desciendes lentamente
    las rosas de mi pecho con tus sonidos abres.

    El canto primitivo que dices al silencio
    y la historia sonora que cuentas al ramaje
    los comenta llorando mi corazón desierto
    en un negro y profundo pentágrama sin clave.

    Mi alma tiene tristeza de la lluvia serena,
    tristeza resignada de cosa irrealizable,
    tengo en el horizonte un lucero encendido
    y el corazón me impide que corra a contemplarte.

    ¡Oh lluvia silenciosa que los árboles aman
    y eres sobre el piano dulzura emocionante;
    das al alma las mismas nieblas y resonancias
    que pones en el alma dormida del paisaje!

    Lluvia - F.G.Lorca

    ResponderEliminar
  9. Hola AtHeNeA.. La lluvia siempre nos empapa de gotas de sentidos, de sensaciones, de sentimiento.. Es música sorda, o son nuestros sentidos que ya no oyen la melodía..
    Un abrazo y buen fin de semana..

    ResponderEliminar
  10. Con los ojos cerrados se pueden hacer muchas cosas, hasta escuchar la música de la lluvia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Un paseo maravilloso entre lluvia, canto y amor :* besos preciosa.

    ResponderEliminar
  12. Hermosas letras que nos acompañan por letras de luz.
    besos

    ResponderEliminar
  13. Es inspirador tu poema... Deleita leerte siempre, preciosa.

    Mil besitos, Athenea.

    ResponderEliminar
  14. Tus musas han inspirado un hermoso poema.
    Besos.

    ResponderEliminar

  15. No había piano, sólo la lluvia y su melodía, sólo ellos solos, pues la Luna lunera, oculta tras las nubes, se había ido llena a escribir poesía sobre locuras y recuerdos de su primera aventura. Dicen que hoy es un amor creciente que nadie duda.

    Y sigue lloviendo.

    ResponderEliminar
  16. La lluvia suele jugar cuando reina el silencio en las calles, a ser nota de música que se graban en el pentagrama del alma.
    Y juegan las manos, las teclas, la lluvia y las nubes.

    Las manos juegan a nubes
    que llueven sobre el piano
    A lluvia juegan las teclas
    con las que juegan las manos

    Las manos juegan a nubes
    y las nubes, entretanto,
    quieren jugar con la luna
    mientras que la están buscando

    Y juega la luna a ser musa
    de versos que está esperando
    y los busca entre la lluvia
    que juega sobre el piano.

    ResponderEliminar

Al igual que la palabra se hace poesía, letra a letra se unen tu alma y la mia... Gracias por dejar tu huella en isla de luz (/&/)