dEsTeLlOs dE lUz

sábado, 6 de febrero de 2010



El hombre es un auriga que conduce un carro


tirado por dos brioso caballos: el placer y el deber.


El arte del auriga consiste


en teplar la fogosidad del corcel negro (placer)


y acompasarlo con el del blanco (deber)


para correr sin perder el equilibrio.


(Platón)

2 comentarios:

  1. Hola Athenea,he de ddecir que tienes el don de la oportunidad, me alegra que sigas con todos nosotros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. hola.
    saber conjugar y unir placer con deber es la sabiduria que hace de las personas unicas y memorables. Todo en esta vida puede ir unido, aunque siempre debemos saber en qué momento han de ir unidos placer y deber.
    Como siempre tus entradas son fantasticas. besos de un amigo.

    ResponderEliminar

Al igual que la palabra se hace poesía, letra a letra se unen tu alma y la mia... Gracias por dejar tu huella en isla de luz (/&/)