dEsTeLlOs dE lUz

miércoles, 18 de enero de 2017

palaDar

Lo sabes,
somos también 
cada una de las renuncias
que nos llevó
hasta este instante.
En el palaDar
de los años se siente.
En el andar de los pasos 
duele.
En la sopa de letras
indelebles duermen.

No hagas ruido,
que rugido
despierta los rencores.

Todos comemos, dormimos,
somos, asomamos y seremos,
el instante hambriento del eco.
Sí,
desayunamos con palabras
dejando para el postre
pronunciar[las].

23 comentarios:

  1. Hola AtHeNeA.. Me ha encanto el palaDAR, que no es lo mismo que el pedaLAR, Desayunar con palabras es un buen ejercicio mental, que ayuda ha hacer una buena digestión, eso si que las del postre sean acertadas, no sea que vayamos a estropearlo, con una mala digestión..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  2. No siempre quedan para el postre, a veces mueren antes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Preciosas renuncias que siguen latiendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Más de una renuncia nos ha dado vida.

    Un beso,

    Noa

    ResponderEliminar
  5. Me encanta, para mi,es un paseo por la vida que ha pasado, con todo el sabor,el paladar,el desayuno,la vida cotidiana en si.
    Precioso.

    ResponderEliminar
  6. El paladar se vuelve más sensible a través de los años, ser cauto. Disfrutar.

    ResponderEliminar
  7. Nos volvemos día a día más exigentes y el palaDar es exento a migajas, se vuelve exquisito (controlando palabras), más sabio, más sabido.

    Un besito, AtHeNeA.

    ResponderEliminar
  8. Tenemos un dudoso palaDar en las palabras...y tantas dejamos para un postre que a veces no llega o nos llega sin apetito!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. La vida y su incesante degustación que paso a paso y cual café, va dejando ese poso rememorando lo vivido…

    Bello devenir, tus versos, de la vida y sus sabores…

    Bsoss gigantes, querida amiga!! ♥

    ResponderEliminar
  10. Y tal vez llegado el postre..las silenciemos
    Besucos Athe

    ResponderEliminar
  11. La palabra hay que saber cuando decirla y también cuando callarla.

    Besos dulces.

    ResponderEliminar
  12. Dormida la lengua en el desayuno, luego se olvidan las palabras.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  13. Cada una de las renuncias, cada una de las palabras no dichas que corroen. Cada vez nuestro paladar se va haciendo más fuerte.

    Un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  14. PalaDar... ese ingenio tuyo...
    Qué bueno.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Lo haré bajito, sin hacer ruido, no quiero que nada despierte rencores en tu corazón, al contrario, vengo para darte las gracias por ese abrazo de luz que tanto me arropa y decirte, que estoy encantada por haber vuelto y de nuevo sentirme arropada con tus letras y las de tantos otros que no me han olvidado.
    Siempre me encuentro muy a gusto en tu espacio, tu imaginación no tiene límites.
    Cariños en un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar
  16. El tiempo nos hacer cada vez más el paladar más fino y lo que antes era fácil de digerir ahora se vuelve áspero y difícil de asumir.
    Bellas letras como siempre tu luz es grande.
    besos

    ResponderEliminar
  17. Buenos días, AtHeNeA:
    El buen gusto conlleva respeto, tener paladar para saborear desde la sazón ajena.
    Lo mismo que uno va a un restaurante a disfrutar los platos que otros preparan, uno se presta a conversar para paladear palabras de otros, y sentirlas tuyas tras haberlas ingerido sin atragantarte.
    Conversar con tus versos deja un regusto estimulante.
    Gracias por cuidar el paladar ajeno, AtHeNeA.

    ResponderEliminar
  18. Ese gusto es el disgusto del disfrutar los sabores que recorren esas flores que nos regala el buen gusto. Leerte es disfrutar de buen gusto.

    ResponderEliminar
  19. Me encanta, aunque a veces seamos como niños asilvestrados y empecemos por el postre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. A veces esperamos demasiado y llegamos al postre llenos.

    Un abrazo, Athenea, siempre.

    ResponderEliminar

  21. Hasta ahora todo fue sabor y amor por la forma y la palaBra; llega el postre y la sobremesa.

    ResponderEliminar
  22. cada sabor si tiene su encanto y su riqueza ya sea en alegría y llanto , precioso!!! me encantó , y la foto genial , un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar

Al igual que la palabra se hace poesía, letra a letra se unen tu alma y la mia... Gracias por dejar tu huella en isla de luz (/&/)