dEsTeLlOs dE lUz

sábado, 11 de junio de 2016

bRillando

"Los faros no salen corriendo
 por toda una isla
en busca de barcos,
se quedan ahí...brillando"

Anne Lamott

Isa F.L.

Los faros tienen algo especial
te invitan a conspirar y soñar,
cada vez que le veo siento,
pero es que cada vez que lo intuyo
sueño
porque sé que está guiando veleros 
que navegan hacia algún lugar

Los faros respiran mar 
y algo de ellos 
vuela hacia cualquier otro lugar
como mAriposa inquieta 
que intenta un camino enseñar

Isa F.L.

Y es que no somos lo que nos pasa, sino de cada batalla diaria la forma en la que le damos color a su malograda marca.

No somos nuestros miedos, sino que son ellos el hilo que sostiene y alza nuestras medallas y aciertos cuando el día se acaba.

Y es que hasta nos da miedo ser felices porque vivimos con el peso del ajuste que exige algo a cambio de ese instante. Como una contrapartida de oscuridad que tinte cada medalla dorada Pero, ¿sabes algo? Ella es y está, porque es cada marca y cicatriz que en verdad perdura incluso aunque pudiera parecer difusa, y es parte de mí, de ti... y teje tú,mí,nuestro sentir.

...y es que ... en verdad cada destello es piedra angular de esta sociedad que se teje
  a través de la aparente insignificancia de millones de acciones ~irreverentes~ cotidianas e inapreciables ...

  Como esta 


           

21 comentarios:

  1. Cuando algo bueno nos ocurre... Tememos que sea sólo un destello o que algo malo viene detrás.
    Tus bellos versos hablan de sentires... Tuyos, míos... Nuestros.
    Bellos, Athenea.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
  2. Aunque siempre tengamos las dudas de si somos importantes para alguien y si la vida tiene un sentido, en alguna parte del mundo somos como un faro que ilumina mientras nosotros buscamos nuestra propia luz.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Nuestros miedos intentan anularnos.
    Besos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  4. Los destellos del faro, nos guian hacia la tranquilidad de lo conocido.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me alegra volver a leerte.
    Siempre envuelta en luz.

    Un abrazo Athe.

    ResponderEliminar
  6. Y cuando sentimos abrazar un ápice de felicidad, nos invade al tiempo ese sentimiento de temor a perderlo…

    Tus letras son cual ese faro, que con tu luz nos guía por ese camino de sentires…y allí, al ser que nos habita…

    Un placer siempre, mi querida Athenea…

    Mil Bsoss!! ♥

    ResponderEliminar
  7. Es precioso y muy sabio lo que hoy nos regalas con esa fluidez.
    Muchas gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Los faros son una referencia siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Magnìfica y preciosa reflexiòn!

    Besos y Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. He sido tan inmensamente feliz que en cualquier momento podía surgir algo que lo estropease. Menos mal que en estos mis entornos hay faros que pululan por los acantilados y reflejan la luz suficiente para encontrar los senderos de la felicidad.
    Besos
    André

    ResponderEliminar
  11. El faro es paz y luz. Imagino que hay un faro en tu isla.
    No quiero dejar de felicitar a Isa FL por esas magníficas fotos que tantas veces aparecen en tu blog.

    Gracias por tus palabras en mis escritos, por estar siempre
    Un abrazo, Athenea.

    Si de noche, el navegante,
    se pierde en la tempestad
    busca la luz de ese faro
    que al puerto lo ha de guiar.

    Y cuando vuelve la calma
    el marino vuelve a soñar
    mientras mira las estrellas
    mientras recobra la paz
    con el faro de esa isla
    que le dio seguridad
    y, sabe, que pronto, muy pronto
    su singladura le ha de llevar
    muy cerca del faro que alumbra
    las noches cerca del mar.

    ResponderEliminar
  12. El faro...
    Los faros...
    Alumbran la senda de la gran sutileza.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  13. En la tempestad
    Entre las brumas
    Ahí en su aparentemente soledad
    Son guía y compañía
    Hasta en las noches más oscuras

    Y en esta tú isla siempre se vislumbra ese faro de luz.

    ResponderEliminar
  14. Cada uno es faro de si mismo, y mientras no se deje fundir su luz por los vientos exteriores, el camino está visible para sortear los obstáculos.
    Es lo que me sugirió el leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. No somos lo que nos pasa, sino el polvo del camino que transitamos hasta llegar a la meta, Athenea.
    Hermosos versos.

    ResponderEliminar
  16. Hola AtHeNeA.. Siempre me han fascinando los faros, som como algo que nos ilumina, y de repente desaparece, vuelven a aparecer y desaparecer, es casi como la vida misma un constante vaivén que no podemos controlar, estamos a expensas de la luz que puede aparecer o desaparecer..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar

  17. Temple de luz para a-mares bravos.

    ResponderEliminar
  18. Insignificancia de millones de acciones ~irreverentes~ cotidianas e inapreciables... Así es realmente, de eso se compone nuestra vida de insignificantes acciones cotidianas, que son las que ponen luz en nuestros días.
    La luz de nuestro faro interno aumenta o disminuye según esas acciones de nuestro instante presente, iluminan todo en nuestro entorno, somos faros que nos iluminamos mutuamente.
    Muy buena reflexión.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  19. Bueno a veces le damos demasiada importancia a actos o gestos que realmente no lo tienen pero que luego a la larga es lo que a los demás les importa. Cada uno somos nuestra propia luz aunque se nos olvide.
    Besotesssssssssss cuidate

    ResponderEliminar
  20. Bonito poema y bonita misión la de los faros. Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
  21. El solo hecho de ver las imágenes ya estoy abrumada, que bonito post, yo tengo una emoción con los faros que me llenan el alma, me encantaron tus letras que siempre son con tanta calidez, un beso Athenea.

    ResponderEliminar

Al igual que la palabra se hace poesía, letra a letra se unen tu alma y la mia... Gracias por dejar tu huella en isla de luz (/&/)