dEsTeLlOs dE lUz

sábado, 2 de enero de 2010

Dicen que: La envidia es la religión de los mediocres, los reconforta, responde a las inquietudes que los roen por dentro y, en último término, les pudre el alma y les permite justificar su mezquindad y su codicia hasta creer que son virtudes y que las puertas de cielo sólo se abriran para los infelices como ellos, que pasan por la vida sin dejar más huella que sus traperos intentos de hacer de menos a los demás y de excluir, y a ser posible destruir, a quienes, por el mero hecho de existir y de ser quienes son, ponen en envidencia su pobreza de espíritu, mente y redaño.

Bienaventurado aquel al que ladran los cretinos porque su alma nunca les pertenecerá.

Lo ratifico

8 comentarios:

  1. Te he recorrido, desde tu última entrada a esta y me he quedado con ganas de ir escribiendo en todas, me gusta, tu blog, tu manera de escribir y este comienzo, que razón tienen tus palabras.... ah la envidia. Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  2. Y yo vuelvo sobre mis pasos para darte las GRACIAS en mayúsculas por tu tiempo y dedicación, porque dicen que cuando regalas tu tiempo estas dando tu bien más preciado, ese que no recuperarás jamás. Parece mentira que de este comienzo estén ya a punto de cumplirse años.... El tiempo es tan relativo.
    Y ... Releyendo notas más que nunca los surcos que el tiempo va dejando en tu alma, y las letras lo plasman, porque publiques lo que escribas, copartas un pensamiento o transcribas un poema ... Lo haces tuyo en sentimiento y pensamiento y las srnsaciones que hay detrás son las que en ese moento te embriagan a ti. Es como buscar la foto perfecta y de pronto enamorarte de la aleatoria... Esa que sin pretender nada, en ese momento & lugar te lo da todo.


    Gracias pues. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Necesitabas una ventana por la que arrojar tus demonios.
    Y la encontraste.
    A mí me ocurrió algo parecido.

    ResponderEliminar
  4. Necesitabas una ventana por la que arrojar tus demonios.
    Y la encontraste.
    A mí me ocurrió algo parecido.

    ResponderEliminar
  5. Estoy seguro de que a ti entonces te ladran un puñado de cretinos enorme, ¿a que sí? :)

    ¿Ves? Yo también puedo hacer una visita al origen mismo de los tiempos ^^

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Anda!, pero si este es el auténtico primer post que publicaste, ¿y dónde está y cuál sería el otro que yo comenté?, ¡estoy más perdido que Robinson Crusoe en tu isla!, bueno, con el tiempo, seguro que al igual que él conseguiré adaptarme al nuevo medio natural jajaja.

    Alguien dijo una vez que las malas personas no saben que lo son (es decir, que no son como los malvados de Disney que se dedican a presumir de ello) sino que simplemente piensan que están haciendo lo necesario para sobrevivir... por ello, no creo que un envidioso sea consciente de que lo es... a pesar de ello no es fácil sentir compasión por ellos.

    Por lo demás, completamente de acuerdo con tu reflexión.

    Y visto el tema, el habitual debate, la envidia, ¿el deporte nacional español?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo un poco después de Holden, estoy segura que el universo conspira entrelazando vuestras letras.
      Ni los buenos son tan buenos ni los malos los son tanto ...
      De hecho cuando alguien repite algo el número suficiente de veces y de la forma adecuada termina por creerselo e incluso convencer a algun@s otr@s.

      No sólo en España, la envida emerge como lo hacen las malas hierbas en el lugar y momento menos esperado.

      Pero... La envidia al igual que otros muchos males hace más daño a quien la sufre que a quien la padece. El problema es que quien la padece lo hace en un modo o intensidad diferente pues quien en su persona arraigasuele hacerlo junto a más males que hacen de ese mix una bomba de vendetas.


      Eliminar
    2. ¡He sido uno de los que ha obtenido una respuesta, bien! (me autocuelgo una medalla)

      Bueno, yo ya he dicho que Holden y yo coincidimos en algunas cosas de una forma asombrosa... la pregunta es, ¿nos encontramos porque vamos por el mismo o por diferente carril?, fascinante cuestión a analizar....

      Bueno, efectivamente, hay muchos tonos de grises, y no sólo blancos y negros.

      Quizás lo de la envidia en España tenga que ver con el carácter latino destructor de mitos frente al mitomanismo anglosajón....

      Eres maravillosamente compasiva, quizás porque tal vez hayas logrado conservar la juventud de espíritu que yo he perdido... quién sabe.

      Eliminar

Al igual que la palabra se hace poesía, letra a letra se unen tu alma y la mia... Gracias por dejar tu huella en isla de luz (/&/)